CURSUS HONORUM

Heredera del sistema “democrático” griego, Roma construyó un avanzado régimen político, que pese a no contemplar una clara división de poderes, sí que estableció unos límites entre las diversas magistraturas. Además, para evitar que un magistrado se excediera en el ejercicio de su cargo público, se estableció que todos los cargos fueran colegiados, a fin de que el colega del cargo sirviera de contrapeso utilizando el poder de veto. Los cargos eran votados por el pueblo al completo dividio en centurias en las “comitia centuriata”, en estas elecciones la primera y segunda clase tenían clara superioridad sobre el resto, imponiendo prácticamente siempre a sus candidatos favoritos. Desde el momento que un ciudadano es elegido cuestor (para lo que era necesario haber realizado un número bien definido de campañas militares, genealmente hasta los 30 años), magistrado de rango inferior que se encargaba de tareas administrativas, pasaba a integrar las filas del senado. La siguiente magistratura, el edil era elegido para encargarse de las obras públicas/civiles de la ciudad, tarea para la cual se les asignaba escaso presupuesto debiendo cumplimentar las obras a costa de su capital privado, lo que les valía la fama en caso de ser expléndidos. El pretor desempeñaba principalmente funciones judiciales en los tribunales, de la ciudad, de extranjeros… con la expansión del territorio romano se dedicaron también a funcikones judiciales y militares en provincias, poseía cierto poder legislativo. El cónsul era el magistrado superior, se le encargaban las más importantes y lucrativas tareas, además de ser el principal impulsor de la legislación, junto a su colega, los años en que los cónsules eran próximos eran especialmente fructíferos en lo legislativo. Por último, el censor, era un cargo cuatrienal (todos los demás anuales) que se encargaba de vigilar por la “mos maiorum” (moral tradicional) y confeccionaban los censos de ciudadanos y su reparto por clases. A estos cargos hay que añadir los tribunos de la plebe, elegidos sólo por la plebe para defender sus derechos frente al patriciado, estaban dotados de poder de veto y de “sacrosantitas”. Los ediles plebeyos desempeñaban también tareas edilicias, pero sólamente vinculadas a la plebe y sus cultos.

Anuncios
Published in: on junio 10, 2010 at 12:50 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://historiaderomaensecundaria.wordpress.com/2010/06/10/cursus-honorum-4/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: